Cañaíllas: características y cómo prepararlas - El Espigon
16032
post-template-default,single,single-post,postid-16032,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Cañaíllas: características y cómo prepararlas

Cañaíllas: características y cómo prepararlas

Isla Cristina siempre nos da alegrías y nosotros las recibimos con los brazos abiertos. Hoy nos detenemos en las cañaíllas, que nos llegan directamente desde este lugar de Huelva, y cuyo sabor nos hace imaginarnos a la orilla del mar.  Las cañadillas, más populares por su denominación andaluza cañaíllas, para algunos, son grandes desconocidas y, para otros, los que las han probado, son un manjar muy característico por su sabortextura y por su llamativa apariencia. Se incluyen en la categoría de moluscos univalvos o gasterópodos y, esta especie en concreto –bolinus brandaris- destaca, entre otras cosas, por su innegable belleza. Son conocidas también como caracoles de mar y comparadas a menudo con otras variedades como los bígaros y los búsanos, aunque cada especie tiene sus propias características.

Conociendo más sobre las cañaíllas

Las cañaíllas cuentan con una concha robusta y es llamativo uno de sus extremos -conocido como canal sifonal– que es alargado y recto. Además, suelen presentar un color amarillento o marrón claro. Es una especie habitual en el Mediterráneo y también se localiza en algunas zonas concretas de las costas orientales del océano Atlántico. Otra de sus características es que son carnívoras y se alimentan principalmente de moluscos bivalvos, ya que tienen la capacidad de perforar sus conchas para extraer a su presa.

Como curiosidad, podemos destacar que los fenicios obtenían de las glándulas branquiales de las cañaíllas el tinte de color púrpura con el que le daban color a los atuendos de las figuras destacadas de la vida pública como los emperadores y los reyes. Para que os hagáis una idea, se necesitaban más de 10.000 cañaíllas para extraer, tan solo, 1,4 gramos de tinte.

Cañaillas_El_Espigon

Cómo prepararlas

Para consumirlas frescas, ricas y sin manchar un solo “cacharro” en la cocina, ya sabéis que sólo tenéis que venir a visitarnos y, tanto en nuestro restaurante de Madrid como en el de Sevilla, os las serviremos para que sólo os tengáis que concentrar en disfrutarlas al máximo. Suena bien, ¿verdad? Aun así, sabemos que nos venís a ver desde lugares muy distintos y no podéis viajar cada vez que os apetezcan unas ricas cañaíllas, así que os contamos algunos trucos para que las preparéis en casa.

Habitualmente, estos moluscos suelen presentar arenilla, así que el primer paso será dejarlas bien limpias.Para ello, las cubrimos con agua y añadimos sal para que vayan soltando poco a poco todas las impurezas que contengan. Esta agua la iremos cambiando cada rato. Ahora que ya las tenemos limpias, ponemos agua a calentar y cuando rompa a hervir introducimos las cañaíllas. Las dejaremos más o menos tiempo dependiendo del tamaño de las piezas. Lo habitual es que estén listas en unos 10-12 minutos, aunque si son muy grandes, deberemos dejarlas unos minutos más. Cuando las sacamos del agua hirviendo, las introduciremos en un bol con agua salada muy fría -se le puede añadir hielo-, para detener la cocción y para que, además, cojan el punto deseado de sal.

Esperamos que os haya resultado útil e interesante este post sobre las cañaíllas. Nos encantará que vengáis a probarlas a nuestros restaurantes tanto si las habéis comido antes como si no lo habéis hecho nunca. Es un molusco que suele tener muy buena aceptación y que no deja indiferente a nadie.

No Comments

Post A Comment