Cómo limpiar pescado en casa - El Espigon
16042
post-template-default,single,single-post,postid-16042,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Cómo limpiar pescado en casa

Cómo limpiar pescado en casa

El pescado es un alimento delicioso, pero sabemos que a muchas personas se les hace un poco cuesta arriba por las espinas que contiene. Limpiar el pescado, retirar las vísceras y las espinas puede ser una tarea un tanto tediosa, a menos que conozcamos cómo hacerlo. Como sabéis, en El Espigón estamos siempre encantados de recibiros y ofreceros el mejor producto, ya limpio y listo para disfrutar. Aun así, nos habéis comentado en varias ocasiones la dificultad que supone a veces prepararlo en casa, así que os queremos facilitar la tarea contándoos algunos trucos para que el proceso de limpiarlo os parezca mucho más fácil.

En la pescadería, normalmente, os lo limpiarán y trocearán como les pidáis, pero es cierto que a muchos nos gusta limpiar nuestro propio pescado, o si adquirimos una pieza entera, saber escamarlo, limpiarlo y filetearlo o trocearlo será fundamental.

La preparación del pescado antes de cocinarlo dependerá en gran medida de la especie que hayamos comprado. Como es natural, un pez plano se limpia de forma distinta a uno que no lo es.

Cómo limpiar una dorada

Las doradas y las lubinas son pescados habituales en los hogares españoles. Antes de limpiarlos, deberemos decidir cómo lo vamos a cocinar. Si lo vamos a hacer a la sal, no requerirá una limpieza tan exhaustiva (no es necesario escamarlo). Si, por el contrario, vamos a sacar los lomitos o vamos a prepararlo a la espalda, deberemos prestarle más atención a la tarea. Para limpiarlos, primero deberemos retirar las aletas con la ayuda de unas tijeras. A continuación, eliminaremos las escamas: si contamos con un escamador, nos quedará perfecto y no tardaremos más que un abrir y cerrar de ojos. Si no tenemos ninguno en casa, siempre podemos hacerlo con la ayuda de un cuchillo y mucho cuidado para no cortarnos. Posteriormente, extraeremos las vísceras mediante un corte en el vientre. Llegados a este punto, ya tenemos nuestra dorada o lubina limpia lista para filetear en caso necesario o cocinar si la vamos a preparar entera.

Doradas

En cuanto a los pescados planos, la técnica de limpieza es diferente. Uno de los pescados planos que más consumimos son los lenguados, que tienen una piel que deberemos retirar para limpiarlo correctamente. Mediante una incisión vertical cerca de la cola, podemos ir tirando de la piel en dirección a la cabeza hasta que salga por completo. Posteriormente, le retiraremos las vísceras, que se encuentran al lado de la cabeza y, para terminar, extraeremos los filetes, dejando únicamente las espinas y la cabeza.

Por último, no queremos despedirnos sin contaros un truco muy conocido y muy útil para eliminar la molesta arenilla de almejas, chirlas o, por ejemplo, berberechos. Deberemos prepararlos con antelación para que tengan tiempo de soltarla por completo y la mejor forma es ponerlos en remojo en agua con salpara que suelten toda la arena que contengan. ¡Ya veréis como funciona!

La limpieza de pescados y mariscos da para escribir un libro, por lo interesante que resulta y la variedad de especies que hay. Aun así, esperamos que este post, con unas pinceladas básicas, os sirva de ayuda para perderle el miedo a la preparación de nuestros pescados en casa.

No Comments

Post A Comment