Coquinas de Isla Cristina en El Espigón - El Espigon
16029
post-template-default,single,single-post,postid-16029,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Coquinas de Isla Cristina en El Espigón

Coquinas de Isla Cristina en El Espigón

Hace unos días os hablábamos de las cañaíllas,que nos llegan a diario desde Isla Cristina -Huelva- y que, tenemos que reconocerlo, ¡nos encantan! Nos quedamos en esta zona un poquito más porque nos gustaría hablaros de otro producto que procede igualmente de este pequeño paraíso llamado Isla Cristina. Lascoquinas. ¿Os gustan?

En primer lugar, conozcamos un poco más sobre ellas. Las coquinas son un molusco bivalvo, es decir, que cuenta con dos conchas. Éstas tienen una forma ligeramente ovalada y su parte externa es lisa y brillante. La cara interna de las conchas suele ser de dos colores, blanco y un bonito violeta. Las coquinas se alimentan principalmente de placton que obtienen mediante la filtración del agua que recogen.

Como curiosidad, cabe destacar que cuentan con un pie que les facilita la tarea de enterrarse en la arena y así pasar desapercibidas cuando detectan alguna amenaza. Otro aspecto distintivo de las coquinas es que son unisexuales y la reproducción no se lleva acabo dentro del propio molusco, sino fuera. Para ello, liberan huevos que posteriormente se convierten en larvas a las que, poco a poco, les van creciendo las conchas.

Propiedades nutricionales de las coquinas

Es un alimento que tiene un bajo contenido en grasa. Si consumimos 100 gramos de coquinas, estaremos ingiriendo alrededor de 80 kilocalorías. Aunque esto dependerá, como siempre, de cómo las cocinemos. No es lo mismo comerlas al vapor que en salsa y si mojamos pan en la salsa, seremos más felices, eso seguro, pero las calorías aumentarán un poquito.

coquinas el espigon

Además, deberemos tener en cuenta que aportan hierro y yodo, así como vitaminas, principalmente la D.

Propuesta de degustación

Cuando las recibimos en nuestras cocinas, lo primero que hacemos es quitarles la arena que puedan traer. Para ello, es recomendable dejarlas unas horas en agua salada, si es agua de mar, mucho mejor. Una vez que están bien limpias, decidimos cómo las vamos a cocinar. Una de las formas más habituales es hacerlas a la plancha. Para ello, únicamente necesitamos un poquito de aceite de oliva para que no se nos peguen. Luego, sólo las cubrimos con una tapadera para que se vayan abriendo y estarán listas en un par de minutos. Otra forma de prepararlas en la también quedan muy sabrosas es al ajillo: calentamos una sartén con aceite de oliva, doramos unos ajos blancos cortados en láminas y las echamos en la sartén, acto seguido le añadimos un chorreón de vino blanco joven y las rehogamos hasta que se abran. Un truco para que triunféis con vuestras coquinas es servirlas en una cazuela o en un plato caliente, para que no se enfríen.

Esperamos que os gusten las coquinas tanto como a nosotros y que este post os haya resultado interesante. Para terminar, os proponemos un plan perfecto: toda la familia alrededor de la mesa y, en el centro, una fuente con coquinas para ir abriendo boca.  Os vais poniendo al día, una coquina entre risa y risa y, un día es un día, mojar un poquito de pan en la salsa… Y así, casi sin darnos cuenta, coleccionar momentos inolvidables con sabor a mar.

No Comments

Post A Comment