Maridaje de pescados y mariscos - El Espigon
16054
post-template-default,single,single-post,postid-16054,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Maridaje de pescados y mariscos

Maridaje de pescados y mariscos

Cuando pensamos en maridar nuestro plato con una copa de vino, instintivamente pensamos en vino blanco si vamos a comer pescado y en vino tinto si hemos optado por carne. Los tiempos han cambiado y debemos modernizarnos, ya que las reglas del maridaje no son tan rígidas como antes.

Es importante poner de manifiesto que no hay una verdad absoluta sobre lo que está bien y lo que está mal en maridaje. Es necesario tener en cuenta muchos factores para decantarse por un vino u otro, pero lo principal y más importante es el gusto del comensal. Dejarnos guiar por las preferencias personales de cada uno, será un acierto en todos los casos.

Factores a tener en cuenta

Como decíamos, se deben tener muy en cuenta los gustos de cada uno, pero además de esto, es importante considerar qué pescado vamos a consumir y cómo se ha cocinado. No tiene nada que ver un plato preparado a la plancha, con uno que lleva una elaboración más compleja, como una salsa o fritura. Además, deberemos tener en cuenta las propiedades del vino, el tipo de uva, si es joven, si ha estado en barrica, etc.

vinos

Pescado y vino blanco

En El Espigón solemos recomendar a nuestros clientes vinos que completen, enriquezcan y redondeen los sabores de cada plato, sin llegar nunca a enmascararlos. Poder disfrutar de la frescura del género es siempre imprescindible.

Para los pescados con un sabor más marcado, como pueden ser, por ejemplo, besugo, urta, pargo, salmonete, bonito o mero, entre otros, nos gusta ofrecer vinos con baja graduación y suavidad, como pueden ser los blancos de Rueda, que cuentan con uva Verdejo, pero también Viura, Sauvignon Blanc y Palomino. También nos gustan mucho, por sus características y cómo encajan sus matices con el sabor del pescado, los blancos del Condado de Huelva.

Por otro lado, si vamos a consumir pescados del cantábrico o marisco gallego, una gran elección puede ser decantarse por los albariños, que tienen un aroma muy característico y un sabor más intenso o los vinos con Denominación de Origen Ribeiro, ya que destacan por su gran personalidad.

Pescado y vino tinto

Como decíamos al principio del post, los tiempos han cambiado y no debemos descartar acompañar un plato de pescado con un buen vino tinto. Si no habéis probado antes este tipo de maridaje, os recomendamos empezar con pescados, preferiblemente, azules, que tienen un contenido graso más elevado, con tintos jóvenes. Una buena idea puede ser, por ejemplo, emplear vinos de maceración carbónica, que cuentan con sabores afrutados y menor contenido de taninos, que, aunque muchos de vosotros ya sabréis lo que son, se trata de una sustancia que se encuentra en el vino tinto en mayor medida que en el blanco y que proviene principalmente de la piel de la uva, aunque también de las pepitas y los raspones. Los taninos dotan al vino de un sabor más amargo, áspero y, por tanto, más complejo.

No Comments

Post A Comment