Maridaje de vinos y postres - El Espigon
16016
post-template-default,single,single-post,postid-16016,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Maridaje de vinos y postres

Maridaje de vinos y postres

El broche de oro de una comida es, sin duda, un postre delicioso que nos haga recordar la sobremesa con una sonrisa de oreja a oreja. ¿Os gusta terminar vuestras comidas con algo dulce? ¡Para los más golosos seguro que la respuesta es sencilla! En El Espigón nos encantan los postresen otras ocasiones os hemos hablado de ellos, de sus texturas, de sus sabores, de los contrastes del chocolate caliente con el helado… ¡Ay! Se nos hace la boca agua. Pero, no os preocupéis, vamos a controlarnos unos momentos, antes de hincarle el diente a un soufflé que tenemos en el horno, para hablaros del maridaje de postres.

 ¿Se puede hacer maridaje con un postre?

Cuando hablamos de maridaje de postres, nos referimos a la combinación de un vino y un plato dulce, teniendo en cuenta los sabores, matices y características de ambos para lograr un matrimonio perfecto en el que vino y postre se complementenrealcen sus virtudes y nos regalen una degustación redonda.

Por lo tanto, la respuesta es rotundamente sí. Se pueden hacer maridajes muy interesantes. Lo más divertido es ir probando distintas mezclas para saber lo que más nos gusta. Cada uno tenemos unas preferencias y probar opciones diferentes puede hacernos descubrir una gama de sabores que, hasta ahora, desconocíamos.

Qué vino elegir

En este otro post, ya os comentamos que en maridaje no hay ninguna regla de oro y que lo más importante es dejarnos guiar por nuestros gustos. En el maridaje de postres y vinos sigue mandando esta regla. Aun así, como es un campo algo desconocido para algunos, podemos dar algunos consejos.

souffle

Acertar al elegir un vino para nuestro postre puede ser una tarea sencilla si tenemos en cuenta el grado de dulzor del postre que hemos elegido y del vino con el que lo queremos combinar. Si el plato y el vino son demasiado dulces puede resultar una mezcla un tanto empalagosa. De aquí la importancia de que los sabores se complementen entre sí.

En nuestra carta tenemos una amplia variedad de vinos para postres. Contamos, por ejemplo, con un Oporto de 10 años (oloroso dulce). Este vino es un buen acompañamiento para postres ligeros y platos dulces que contengan fruta e incluso, servido bien frío, para acompañar helados. Otros vinos muy típicos en nuestros restaurantes a la hora del postre son el Pedro Ximenez Ermita o el NOE, que son P. Ximénez Gran Solera muy dulce. Cada uno con sus características, pero son vinos untuosos y aterciopelados que persisten en boca una vez lo hemos probado, ambos son magníficos para postres con chocolate como, por ejemplo, el soufflé de chocolate cremoso que nos espera en el horno. Los moscateles, como el Vendimia Tardía Chivite, son básicos para acompañar un postre y esto ha sido así históricamente. Pueden hacer una bonita amistad con la tarta tatín de pera o la tartita caliente de manzana. No queremos despedirnos sin antes hablaros de otro vino que nos gusta mucho para postres, el Oloroso dulce Matusalem, que está compuesto por uva Palomino y, en menor medida, Pedro Ximenez. Al probarlo, se pueden percibir aromas a frutos secos, pasas, dátiles… con postres abizcochados está buenísimo.

A pesar de estas nociones generales, siempre podéis dejaros aconsejar por el personal de El Espigón. ¡Estaremos encantados de daros ideas!

El horno nos avisa de que ya tenemos listo el soufflé, si queremos probarlo nos tenemos que dar prisa porque en El Espigón los soufflés, ¡vuelan! Esperamos que vengáis pronto a visitarnos y probéis distintas combinaciones de postres y vinos. ¡Las mejores sobremesas están servidas!

No Comments

Post A Comment