El pescado, una fuente inagotable de salud - El Espigon
16094
post-template-default,single,single-post,postid-16094,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

El pescado, una fuente inagotable de salud

El pescado, una fuente inagotable de salud

El pescado es uno de los grandes aliados en nuestra alimentación. ¿A estas alturas hay alguien que dude de que es una verdadera fuente de salud? Hace unos días, compartíamos en nuestra página de Facebook una noticia que nos sorprendió mucho: casi el 30% de la población española mayor de 40 años reconoce no comer nunca pescado azul. Además, el 52% no consume la cantidad que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estos datos, arrojados por un estudio de la Fundación Española del Corazón (FEC), nos alarmaron y sorprendieron en igual medida. Sería interesante saber sí se come poco pescado porque no gusta, porque no se sabe cómo cocinarlo o sí es simplemente porque desconocemos todos los beneficios que puede aportarnos. El pescado es uno de los pilares fundamentales de la dieta mediterránea y un alimento muy completo que aporta proteínas, grasas saludables, minerales y vitaminas.

El pescado se puede clasificar principalmente en dos grupos: pescado azul y pescado blanco. A grandes rasgos, se diferencian por el contenido de grasa de cada uno, siendo más elevado en el azul -más de un 5%- que en el blanco. A pesar del aporte de grasa, los distintos tipos de pescados también se distinguen por el valor nutricional de cada uno. Por ejemplo, el pescado azul aporta más grasas poliinsaturadas como elOmega 3. Este tipo de grasa es muy necesaria y nuestro organismo no la genera, por lo que debemos obtenerla de los alimentos que ingerimos.

El pescado y la salud

A pesar de esto, es recomendable tener en cuenta, como indica el estudio “Nutrición y salud”, publicado por la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid, que “el valor nutritivo y la calidad de los pescados, varía en función de numerosos factores: la especie a la que pertenece, la edad, el medio en que viven, el tipo de alimentación, las condiciones de transporte, distribución y almacenamiento”.

Los alimentos que consumimos se reflejan en nuestra salud, por lo que debemos prestar atención a lo que comemos. Si ingerimos altas cantidades de grasas saturadas o hidrogenadas tendremos más riesgo de padecer enfermedades cardiovascularesEl consumo de pescado se relaciona directamente en numerosos estudios con la disminución de enfermedades cardiovasculares, debido a que el Omega 3 regula los niveles de colesterol y triglicéridos y, por lo tanto, protege la salud del corazón. También se ha investigado mucho la relación entre el consumo de pescado y prevención de enfermedades como diabetes y cáncer y todo apunta a que mantener una dieta equilibrada, con un alto consumo de pescado, puede ayudar a prevenir dichas enfermedades.

Ahora que ya tenemos claro que tenemos que comer pescado, nos preguntaremos sí es mejor comer pescado blanco o azul o sí debemos comer más de un tipo que de otro. Pues bien, como en tantas otras cosas en la vida, lo idóneo es encontrar un equilibrio y beneficiarnos de lo que nos puede aportar cada uno.

Si eres de los que no come pescado porque no le termina de gustar el sabor, la textura o encontrarse espinas, ¡no te desanimes! Nuestros mares y océanos nos ofrecen muchísima variedad donde elegir y nosotros los preparamos con mucho cariño para que os encanten. Seguir probando distintos pecados o diversas formas de cocinarlo, pueden marcar la diferencia entre repetir estas estadísticas el año que viene o hacer que empiecen a cambiar.

No Comments

Post A Comment